Bienvenid@s

Manualidades, bisutería, consejos y truquitos caseros.
Hazte seguidor y no te pierdas las novedades y actualizaciones en el blog!
Gracias por estar aqui.

24 de noviembre de 2011

Compras compulsivas

Cómo se nota que nos acercamos a navidad y a sus excesos... tanto excesos alimentarios como del monedero.
El caso es que yo, ya he sobrepasado el límite del mes... de este mes y parte del siguiente.
He comprado por internet un set completo de manicura, para hacer uñas de gel, pintarlas, decorarlas.
En principio lo he comprado para mi, pero si veo que es facilillo, intentaré sacarme un dinerillo con ello.
Con lo que me ha costado todo esto, me puedo dar por satisfecha estas navidades.
Se puede decir que ya me he comprado el regalo de Papa Noel, el amigo invisible, y los Reyes Magos.
No es que me haya costado una burrada, no. Pero estamos en una situación bastante mala.
Últimamente el trabajo está muuuuuy escaso, y no es un negocio al que recurrir todos los dias no, una funeraria.
Este no es un negocio al que acudir a diario. Cuando se recurre a él, es por necesidades mayores. Tampoco es que con la crisis este negocio se afecte mucho, no, esque este negocio es muy parado.
¿Y quién es la persona o las personas que más difrutan la navidad? Pues los niños, quien si no.
La mia por ejemplo, es más buena que el pan, aunque a veces le dan arrebatos y parece estar poseida, pero son pocos ratos. Y estas navidades van a ser duras aqui en casa, como en muchas más casas.
Hay que sacar fuerzas de donde no las haya para hacer que los niños sean felices, pero ¡OJO! Nada de compras compulsivas, no confundamos el querer con la necesidad. Los niños quieren muchos juguetes pero ¿con cuantos acaban jugando?
No hay que atiborrar de regalos a los niños, aunque sea navidad, hay que hacerles ver que hay cosas más importantes que los objetos materiales. De eso tratan nuestras fiestas de navidad: de apreciar lo que tenemos, de querer a los nuestros, de ser generosos y compartir con los demás, jugar y ser felices. Hay que enseñarles que los objetos no nos dan la felicidad, sino que la felicidad nos la ofrecen quieres queremos, quienes nos quieren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario