Exfoliante de café casero

Hace un tiempo puse este mismo truquillo, pero no sé porqué ya no está en la página.

El verano pasado, hice este exfoliante de café casero y me encantó el resultado. Va genial para la celulitis también ya que contiene cafeína y le da a la piel un espabilo inmediato.
Lo único que necesitamos son los posos de nuestro café. Ya puede ser del mismo día como de varios.
Podemos ir guardándolos dentro de un tupper y usarlo cuando mejor nos venga.

Para empezar, nos meteremos dentro de la bañera, ya que esto ensucia bastante. Con un buen puñado de posos de café nos frotamos las partes que necesitemos, dando un masaje en forma circular y por último retiraremos los restos con agua fría que nos aportará una frescura extra y mejoraremos la circulación.

Después sólo tenemos que ponernos nuestra cremita favorita para hidratar la piel y ¡listo!
Como veis es  muy sencillo, sin complicaciones.

Espero que os haya gustado y que lo probeis pronto!!

¡AH! Y no preocuparse por los restos que queden en la bañera, se van con agua y aunque, no estoy realmente de acuerdo con eso de que los posos del café desatascan las bañeras, tampoco he comprobado que las atasquen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DIY: restaurar un mueble estropeado

Restaurar una caja vieja de madera

TIRAMISÚ, el aunténtico.